sábado, 23 de agosto de 2014

Amanece en El Palomar... (I)

Es espectacular arrancar en Villanueva de la Fuente con la luna todavía como testigo único, y adentrarse camino El Palomar mientras asoma el primer rayo de luz del día. Tan sólo existen unos pocos minutos entre ambos momentos, aunque la belleza que los diferencia es abismal.

El amanecer en El Palomar es una auténtica pintura. Precioso momento que viene acompañado por el reburdeo de los animales que descansan en estas tierras manchegas. Momento único. 



Arranca el día con el reparto de pienso y paja a los animales, tarea que José, mayoral de la ganadería, se ayuda con el tractor para una mayor eficiencia. Primero los más jóvenes, agrupados en los corrales de las cuadras. Allí se encuentran para ser herrados próximamente. El tono negro tostado de sus capas se contrarresta con el colorado encendido de los animales de carne que habitan en el mismo corral. Al mismo tiempo, se repasan, se observan y se valora si la evolución es la que correspondería acorde con sus pocos meses de vida. “Aquella es la última hija del Chavalito”, señala Jose a una diminuta becerra que apenas levanta 50 cm del suelo. 




En un corral paralelo se encuentra un número 57, guarismo 1 que responde al nombre de “Locucho”. Animal bajo y de finas hechuras, con cara y en tipo, aunque todavía anda recuperándose de una paliza que se llevó de sus hermanos. Si se recupera totalmente, estamos ante un toro para plaza de tronío. “Le abrieron la panza de lado a lado, lo operamos y pensábamos que no saldría… pero aquí está, poco a poco se viene arriba. Al final parece que saldrá de esta”.


Nos mira desafiantes y no duda en lanzarnos una amenaza cuando Jose le suministra su bala de paja desde el corral paralelo con la ayuda del tractor. “Aquí no nos podemos meter porque no veas como se viene el toro…”.


Seguimos con el reparto de pienso a los diferentes animales que pastan en El Palomar. Nos vamos al cercado de los sementales. En estos momentos, son 4 los que descansan después de unos meses de trabajo. Todos conservan las hechuras y caras clásicas del encaste. Animales bajos, cortos de manos y aleonados, badanudos y de caras acapachadas. Todos ellos reunieron las características que D. Samuel Flores exige a sus toros: bravos en el caballo, nobleza encastada, transmisión, recorrido y profundidad en la embestida y mejores finales que comienzos, es decir, un toro que va a más, cualidad fundamental en todo animal que proceda del tronco Parladé-Tamarón-Gamero Cívico. 

El número 65, “Carjutilón” fue tentado por Enrique Ponce. “Ha sido el toro más bravo que he visto en mi vida. Y eso que, de salida, intentó saltar un par de veces las tablas. Pero peleó en el caballo como un guerrero, y empezó a embestir en la muleta como un león. No se cansó jamás” me comenta Jose. 


"Carjutilón" a finales del mes de marzo con su lote de vacas (foto superior) y durante este mes de agosto (foto inferior).

El número 78 y guarismo 0, “Llavero” fue tentado por Rubén Pinar. Es un toro un tanto más despegado del suelo que el resto, pero su bravura y nobleza encastada le hizo acreedor de semejante privilegio en la casa Flores. Quizá sea el que más alejado esté en cuanto a hechuras y tipo del toro de D. Samuel Flores.



"Llavero" a finales del mes de marzo con su lote de vacas (foto superior) y durante este mes de agosto (segunda y tercera foto).

 “Pitazo” es el número 53 del guarismo 0. Toro de preciosas hechuras. Más complicado de manejar que el resto debido a que en varias ocasiones se ha arrancado al tractor y normalmente, anda buscando pelea.


"Pitazo" a finales del mes de marzo con su lotes de vacas (foto superior) y durante este mes de agosto (foto inferior). 

“Chavalito” toro de espectacular trapío y belleza, es el número 31 del guarismo 8. Anda recuperándose de un “tute” que le dieron sus hermanos hace poco. La cara de “chavalito”, astifinísima y acapachada, nos recuerdan a grandes toros que D. Samuel Flores ha lidiado en plazas de relevancia, como en el San Iisidro de 2013 el toro número 87 de nombre “Cuchillazo” que correspondió en primer lugar a Pérez Mota.


 "Chavalito" a finales del mes de marzo con su lotes de vacas (foto superior) y durante este mes de agosto (foto inferior). 

Abandonamos a los papás de la ganadería y pasamos a la camada próxima. Los más “hechos” se encuentran en el cercado de abajo. Algunos de ellos, podrían haberse lidiado este año 2014 de cuatreños, pero se prefirió esperar. En 2015, si no hay contratiempos, hay toros para varias ferias de primera categoría, plazas donde D. Samuel hace años que no ha lidiado y es una perfecta ocasión para volverlos a ver…









El resto de camada... el resto de camada es una auténtica joya que conjuga seriedad y hechuras, lo que le confiere un importante trapío para plazas de primera categoría...


No hay comentarios:

Publicar un comentario